… que si las piernas van flexionadas contra el asiento se romperán?

En cuanto el pequeño toca el asiento con los pies, los padres corremos a comprar la siguiente silla para darle la vuelta y “evitar que las piernas se rompan”. Además de ser falso, este razonamiento le otorga más importancia a sus piernas que al cuello, pues para evitar que éstas “puedan lesionarse” (algo que llegado el caso sería perfectamente reparable), exponemos su cuello a una lesión mucho más importante (e irreversible, cuando no mortal).

foto

Si el niño viaja a contra-marcha, ante un impacto frontal, la energía generada flexiona sus piernas hacia el pecho. No hay constancia de lesión grave o rotura de piernas por haber viajado de esta manera; en cambio, las estadísticas a nivel mundial sobre discapacidad irreversible y mortalidad de los más pequeños por haber circulado de frente son desoladoras.

Shares
Share This